García Márquez, el personaje del año


282 - 14 de diciembre de 2014

María L. NÚÑEZ
Finaliza el 2014 entre artículos, noticias y personajes. Y, sobre todos ellos, destaca Gabriel García Márquez, el mítico escritor, que nos dejó el pasado mes de abril para habitar en Macondo durante toda la eternidad.

Gabriel García Márquez nació en Aracataca, en Colombia, el 6 de marzo de 1927. Los primeros años de su vida se cría con sus abuelos maternos. En su etapa educativa comienza a destacar por sus actividades literarias, ya que escribía poemas y tiras humorísticas. En la secundaria empieza a dar sus primeros pasos como periodista, publicando en la revista escolar. Pese a que su pasión era la escritura, comienza a cursar estudios de derecho. Pero el destino quería que ocupara un lugar en la escritura, y, tras el cierre de su universidad, empieza a trabajar como reportero en El Universal y, después, en El Heraldo. Durante los años siguientes fue reportero de El Espectador o de la agencia Prensa Latina, en los ochenta fundó la revista Alternativa. Y, en los noventa, crea la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano para estimular las nuevas formas de hacer periodismo.


Relata García Márquez en su libro de memorias, ‘Vivir para contarla’, sus comienzos en el mundo del periodismo al que califica como “el mejor oficio del mundo”. Y, destaca, por encima de todos sus géneros el reportaje como “género estelar”.



En los años 60, ya casado y con dos hijos, fija su residencia en México, donde escribe su novela más universal: ‘Cien años de soledad’. Dicha novela se convierte en un éxito instantáneo y el viejo sueño de ser escritor se convierte en una realidad. Le siguen obras como ‘El amor en los tiempos del cólera’, inspirada en la historia de amor de sus progenitores; ‘Crónica de una muerte anunciada’, basada en un crimen real; o ‘El general en su laberinto’, también basada en hechos reales. Una decena de novelas, varios cuentos y una obra de teatro se sumaron a los numerosos artículos que el colombiano publicó a lo largo de su vida. Una vida en la que recibió numerosos premios y reconocimientos, entre los que destaca el Nobel, con el que fue galardonado en 1982.


Una vida, la terrenal, que dejó el pasado 17 de abril, para habitar durante la eternidad el mágico lugar que creó en su obra más universal: Macondo. Mientras tanto, aquí, en la tierra, García Márquez es tan eterno como las letras que dejó escritas para la posteridad.