Annie Leibovitz, el retrato de un premio Príncipe de Asturias de Comunicación


240 - 2 de junio de 2013

María L. NÚÑEZ
La fotógrafa estadounidense ha sido galardonada con el prestigioso premio español, que pone el acento en sus míticas portadas, sus históricas imágenes o su particular visión a la hora de fotografiar una época.

Muchas imágenes han pasado por la lente de Anna-Lou Leibovitz, más conocida como Annie Leibovitz, desde el día que vio por primera vez la luz, un 2 de octubre de 1949, en la ciudad de Waterbury, Connecticut. A lo largo de su trayectoria muchas han sido las luces y las sombras que han pasado por su objetivo, y muchos han sido los detalles que han convertido a Leibovitz en una retratista de la historia. Así lo reconocía la Fundación Príncipe de Asturias al anunciar que la estadounidense se convertía en la 33ª galardonada en la categoría de Comunicación y Humanidades. “Ha sido una de las dinamizadoras del fotoperiodismo mundial”, rezaba la nota de la Fundación, “ha firmado decenas de portadas de las revistas más prestigiosas y se ha consagrado con instantáneas y retratos que reflejan una época de la política, la literatura, el cine, la música y el deporte a través de sus protagonistas”.






Precisamente, fueron las portadas, concretamente las de la revista Rolling Stone, las que sirvieron para darle su primera oportunidad en el mundo de la comunicación. Corría el año 1970 y una joven Leibovitz comenzaba a fotografiar a las estrellas del rock. Tres años después se convertiría en la Jefe de Fotografía de la revista, cargo que ocuparía durante una década. De aquella época destacan sus fotos a The Rolling Stones durante su gira mundial del año 1975. En esa etapa comienza a desarrollar su seña de identidad caracterizada por poses sorprendentes, una iluminación particular y un uso audaz de los colores primarios, que hacen de cada una de sus imágenes casi una pintura.



En el año 1983 comienza a colaborar con la revista Vanity Fair, unión que reportará tanto a la fotógrafa como a la revista gran parte de la fama internacional que poseen en la actualidad. Portadas míticas como el retrato de la actriz Demi Moore desnuda en avanzado estado de gestación; Whoopi Goldberg cubierta en una bañera llena de leche; o Bette Midler en una cama cubierta de rosas, son algunos de los ejemplos de tan prolífica colaboración. También en aquella época comienza a realizar grandes campañas publicitarias. Desde los años noventa, además de sus míticas portadas, realiza exposiciones de su obra en las galerías y museos más prestigiosos del mundo. En la actualidad vive con sus tres hijas en Nueva York.






Instantes para la historia


Y entre portada y portada, también ha tenido tiempo para fotografiar grandes momentos de la política, música o deportes. Por ejmplo, realizó la última foto de John Lennon, el 8 de diciembre de 1980. También captó la última imagen de Richard Nixon abandonando la Casa Blanca, después de dimitir, en 1974. Recientemente fotografió a la Reina Isabel II de Inglaterra, con motivo de la visita de la monarca a Estados Unidos en 2007. Y, hace unos meses, retrató a la familia Obama en la Casa Blanca. Suyas son también algunas míticas portadas de grandes discos de la historia de la música, valgan como ejemplo ‘Born in the USA’, de Bruce Springsteen; ‘She’s so unusual’ o ‘True Colors’, de Cindy Lauper.



El próximo otoño cuando Leibovitz recoja su Premio Príncipe de Asturias los flashes le harán, por una vez, protagonista de todas las portadas. En ese camino le acompañarán las miles de imágenes que forman parte de la cultura y la sociedad occidentales. En esta ocasión, el ojo de la fotógrafa no imprimirá su particular visión que le ha acompañado a largo de su trayectoria. Una trayectoria que seguirá aportando muchos instantes a la historia.