El espectáculo de Apple


276 - 14 de septiembre de 2014

Joaquín DÍAZ
El público entra en la sala y espera expectante a que empiece, las luces se apagan y las cámaras se encienden para que todo el mundo pueda disfrutar en directo de tamaño espectáculo. Una película que dicen que cambiará nuestras vidas.

Hace unos días tuvo lugar la presentación del nuevo iPhone 6 al que le siguió el Apple Watch, el reloj inteligente que muchos estaban esperando. Había rumores desde hace años de que Apple estaba trabajando en un nuevo reloj que cambiaría la vida de sus consumidores. Ese momento ha llegado y la compañía de Cupertino decidió lanzar el ilusionante dispositivo.



Pero la película que íbamos a ver tuvo un comienzo. El jefe de Apple, Tim Cook, apareció en el escenario dispuesto a dejar con la boca abierta a todos los allí presentes. Anunció importantes novedades y los pronósticos se fueron cumpliendo paso a paso. Nuevos tamaños, nuevas características y un diseño más atractivo y ergonómico se mostraban en un vídeo que nos desveló los nuevos teléfonos llamados iPhone 6 y iPhone 6 Plus. “Estamos ante el mayor lanzamiento de iPhone”, avisaba Tim Cook.



Apple lo ha vuelto a hacer. Más finos, mayor resolución, mejoras en la autonomía de la batería y con la posibilidad de grabar vídeos en cámara lenta a 240 fotogramas por segundo. Además la potencia sigue en aumento, el nuevo chip A8 de 64 bits de segunda generación permite que la potencia gráfica sea 84 veces mayor que la del primer iPhone.





Los nuevos iPhone saldrán a la venta el 19 de septiembre en nueve países, entre ellos Estados Unidos, Canadá, Francia, Alemania y Japón, y una semana después llegará a España con un precio de entre 700 y 1.000 euros.



Una hora después saltó a escena el iWatch, o mejor dicho, el Apple Watch, la denominación correcta para este novedoso reloj inteligente, ya que el nombre anterior se desechó por motivos de registros de marcas y para evitar problemas de derechos con la denominación. Se convirtió en el protagonista absoluto de la sala y se podrá disfrutar a partir de 2015.



Un dispositivo pensando para el deporte y la salud, con un diseño cuadrado, pantalla táctil y un sensor para medir la frecuencia cardíaca. Eso sí, para poder utilizarlo es necesario tener un iPhone 5C o superior, porque muchas funcionalidades se ejecutan a través del teléfono.



Fin de la película, que no de la saga. Pronto vendrán modelos posteriores, nuevas versiones con espectaculares cambios, más funciones, menos grosor y más expectación. Porque queramos o no la tecnología se ha convertido en una parte esencial de nuestro ser. Ya sea un dispositivo de Apple o de cualquier otra marca, estamos supeditados a ellos. Los teléfonos son el objeto más preciado de nuestro siglo, o si no observen con que empeño se aferra la gente a ellos, con que atención miran sus pantallas como si les fuera la vida en ellas. Apple lo sabe y ya prepara la próxima entrega.