Steve Jobs, en tres actos


310 - 17 de enero de 2016

María L. NÚÑEZ
La última revisión de la vida del fundador de Apple nos deja una historia de claroscuros en la que el mito desciende a una historia terrenal contada entre bambalinas.

’Steve Jobs’, la última película sobre la vida del fundador de Apple no es una historia real. Es un drama shakesperiano que tiene como telón de fondo las etapas más determinantes del genio americano. El ‘tres’ será el número dominante en la historia. Tres son los actos en los que se basa la misma: el nacimiento del mito, su fracaso y su resurgimiento. Como en una obra clásica, el drama va in crescendo. La empatía para con el personaje va aumentando es proporcional al crecimiento de sus demonios internos. Esos que le hacen crecer intelectual y comercialmente, pero que le atormentan como ser humano.



Tres también son los hombres que hacen de la película algo más que una biografía. A saber, Michael Fassbender, quien se convierte en un Jobs seguro de sí mismo, a veces despiadado, inseguro interiormente y un genio para la posteridad. Gran parte del éxito del film es obra del actor alemán, que rápidamente hace que el espectador crea que Jobs es el que se sitúa detrás de la gran pantalla. El segundo en discordia es Danny Boyle, el afamado director de ‘Trainspotting’ o ‘Slumdog millionaire’, se adentra en un ritmo trepidante que atrapa al espectador en busca de algo más. Y ese algo más lo aporta el tercero de los hombres que hacen de esta una historia creíble: Aaron Sorkin. Se nota el toque del guionista en cada escena: en la interpretación libre que hace de la vida de Jobs; en contar la historia off the record, entre bambalinas, casi como si fuera un secreto sobre la vida de Jobs al que invita a entrar al espectador; en la lucha con el poder, en el papel de los medios, en la pugna interior que lucha por salir al exterior.


’Steve Jobs’ no es una obra biográfica más que cuente la historia del fundador de Apple desde sus tiempos inventando en un garaje a la creación del iPhone. Es una película que profundiza en la mente de un personaje que vivía por crear, por innovar, por pasar a la historia. De un ser humano que en muchas ocasiones se olvidó de que sentir y empatizar son parte del juego. En definitiva, de Steve Jobs, quien pasará a la historia por ser uno de los mayores inventores de la era moderna.