El valor de los empleados mayores de 50


318 - 13 de marzo de 2016

Borja BARRETE
En España, si tienes más de 50 años y caes en la desgracia del paro, tienes dos problemas: uno, insertarte en el mercado laboral de nuevo, y dos, sobrevivir.

Cada vez son más las noticias diarias en las que los mayores de 50 años encuentran dificultades para buscar trabajo. No se vosotros, pero cada día conozco más casos de personas en el tramo 50-67, que tienen la mala suerte de sufrir un despido, y posteriormente encuentran muchos impedimentos para buscar un nuevo empleo. ¿Por qué? Las empresas buscan empleados cada vez más jóvenes.



Y es que a mi juicio, en España se sufre un impedimento cultural. Aunque cada vez las empresas grandes están adoptando más medidas para aprovechar el valor de la experiencia, el problema habría que atajarlo de raíz, dando una última oportunidad a este colectivo de personas que tan cerca se encuentra de su jubilación.





¿Cuáles son los problemas?

1. En algunos puestos de trabajo, la edad supone un riesgo físico o laboral, como puede ser la construcción, industria pesada, manipulación de productos o trabajos de precisión.

2. La cultura del empleo en España: se busca joven de menos de 30 años con experiencia.


¿Cuáles son los riesgos?

1. Sentimiento de no utilidad. Este colectivo, de alto valor añadido para la economía, se siente atrapado por su propia edad. Una persona con 50 años que no encuentra un empleo, se convierte en una persona que piensa que su carrera ha llegado a su fin. ¡Y no señores, todavía le quedan 17 años de carrera profesional según nuestra maravillosa reforma laboral!

2. Exclusión. Riesgo de pobreza. En los últimos años de carrera profesional es cuándo se va a determinar tu pensión y por tanto el dinero que vas a tener para subsistir más allá de tu carrera profesional.

Pérdida del valor añadido que aportan los empleados. Pérdida de experiencia. Las empresas dejan escapar un valor de años de conocimientos.


¿Cuál es el futuro?


La verdad es que este problema cada vez puede ir a mayores. Haciendo un análisis rápido: en España la población está considerablemente envejecida: la población joven escasea y la media de edad cada vez es mayor, por tanto nos encaminamos a una pirámide laboral caracterizada por:

1. Personal activo cada vez más mayor.

2. Jóvenes inexpertos con cada vez mayor edad, ya que las oportunidades laborales para los jóvenes no son tantas (no hace mucho el paro juvenil rondaba el 50%).


¿Qué medidas hay que buscar para solucionar el problema?

1. Mejora de la posibilidad de la jubilación parcial (contrato de relevo). Habría que bajar el límite de edad para poder optar al Contrato de Relevo dos o tres años, sobre todo para aquellos puestos de trabajo de mayor riesgo.


Incentivación de los mismos cuando la persona contratada sea menor de 30 o mayor de 45 años, siendo formado éste por la persona relevada.

2. Modificación de la Jubilación, realizándose esta por tramos de edad en función del riesgo. Como primera medida por ejemplo, obligaría a los trabajadores de Construcción, industria pesada o puestos de gran riesgo físico, a trabajar a un 50% de la jornada desde los 60 a los 63 y a partir de esta edad, jubilación obligatoria o cambio a una posición sin riesgo hasta los 65.


3. Reducción de la edad de jubilación ordinaria, fijándola en 65 años de nuevo. Supone un mayor gasto para las arcas del Estado, por lo que incrementaría las cotizaciones sociales un 2% a los trabajadores de más de 40 años para financiar este punto, y un 3% a los de más de 50 años.


Además adoptaría un modelo mixto de pensión público-privada.

4. Incentivación de programas sociales en las empresas:


1. fomentando el reciclaje de personas mayores de 55 años hacia posiciones sin riesgo para su salud psico-física.

2. Penalizando fuertemente a las empresas si se producen despidos en colectivos de personas de 55 a 67 años, siempre que no tengan una motivación económica intrínseca.