Objetivo: 20 de diciembre


304 - 4 de octubre de 2015

La Brecha
Después de un año marcado por los resultados electorales en comicios locales y autonómicos, el 20 de diciembre es la fecha elegida para las elecciones generales en España.

Repasamos las circunstancias de cada una de las fuerzas políticas que concurrirán a los comicios, su situación, puntos débiles y fuertes.


Partido Popular (PP)
El PP llega a las elecciones con muestras de agotamiento. Los casos de corrupción que les han salpicado en últimas fechas (tramas Gürtel, Púnica o el caso de Rato) y los pobres resultado electorales han obligado al gobierno en funciones a cambiar de estrategia. Nuevas caras y más presencia del presidente en los medios parecen ser la hoja de ruta del comienzo de esta pre-campaña que antoja larga y extenuante. Los optimistas populares pudieran pensar que peor que en los últimos comicios (Andalucía, elecciones locales y autonómicas o Cataluña) no les pueden ir. ¿Continuarán en el poder pactando con alguno de los partidos emergentes?


Partido Socialista Obrero Español (PSOE).
Después de cambiar a su nuevo líder los resultados han sido desiguales: mantuvieron una Andalucía sin mayoría absoluta, pero salpicada de escándalos como los ERE’s; en Cataluña perdieron poder y en las elecciones locales y autonómicas recuperaron algo de aire gracias a los pactos con otros partidos. La gran incógnita es saber si seguirán siendo segunda fuerza o caerán a un nivel que forzará una refundación del partido. Llegado el caso, ¿les daría igual gobernar con Podemos o con Ciudadanos?


Ciudadanos
Los grandes ganadores de los comicios del último año. No han sido los más votados en ninguna de las elecciones, pero son los que mejor se han situado. Fueron la llave de los gobiernos de Andalucía y Madrid, y en Cataluña ya se han convertido en la segunda fuerza más votada. Los buenos resultados hacen presagiar que se llevarán a gran parte del electorado indeciso de PSOE y PP que suele situarse en el centro político. El gran enigma es si la sobreexposición mediática de su líder no les pasará factura.- En el caso de que sean la llave para formar un futuro gobierno, ¿se decantarán por la continuidad o el cambio?


Podemos
La formación morada trabaja por recuperar la confianza perdida en los últimos meses. Los resultados en las autonómicas no fueron decisivos, aunque el camino bien podría ser el obtenido en algunas de las plazas locales más relevantes. El cansancio mediático de sus líderes y la confrontación directa con sus oponentes bien podrían ser algunas de las causas. Parece casi seguro que irán con sus siglas, puesto que los frentes formados con otras formaciones no han dado sus frutos. Sin embargo, una vez aprendidos los errores, el partido de Iglesias dará batalla. ¿Apoyará a los socialistas si llegara el caso o solo apoyará un gobierno liderado por su líder?


Izquierda Unida
Probablemente una de las formaciones que más se juega en estas elecciones. De sus resultados podría depender su futuro…o su desaparición. Casi seguro no irán de la mano de Podemos, y tienen la difícil tarea de mantenerse como fuerza que permita formar gobiernos (cosa harto difícil, a tenor de los resultados), diferenciarse del discurso de Podemos y captar al electorado. ¿Se unirá a Iglesias y a los suyos?


Partidos minoritarios
Encabeza la lista UPyD, partido revelación de los últimos años que lucha por no perder una presencia que pasa desapercibida. Con los malos resultados obtenidos durante todo el año y habiendo perdido casi toda presencia en las instituciones, si no obtiene representación bien podría estar abocado al fin del partido.
Pacma, el partido animalista, uno de los que ha irrumpido con mayor fuerza en los últimos tiempos, sigue trabajando para obtener representación en las cortes. Su gran peligro: que su mensaje se diluya por la falta de presencia mediática y que los ciudadanos no reciban su propuesta completa.
Partidos nacionalistasSe la juegan por su papel determinante en otras elecciones. La Uniò de Durán i Lleida puede firmar su sentencia si no obtiene representación, frente a Convergencia. El resto de partidos nacionalistas tiene que pujar frente a la irrupción de los partidos emergentes, que pueden quitarles esa parte del pastel de los minoritarios que siempre habían obtenido.


Durante las próximas semanas, las elecciones generales coparán gran parte de nuestras actualidad nacional en La Semana. ¡Comenzamos!