¿Segunda vuelta o todo por hacer?


322 - 1 de mayo de 2016


Si un acuerdo de última hora no cambia los planes, el próximo 26 de junio los ciudadanos españoles acudirán de nuevo a las urnas. Seis meses después de las celebradas en diciembre pasado, y tras meses de expectativas y pactos no resueltos, la nueva llamada a las urnas intentará lograr lo que las urnas invernales no lograron: formar gobierno.


Pocas cosas cambiarán en el escenario político. Mismas caras, mismos partidos, mismos dimes y diretes para arañar un par de votos. ¿Cambiarán sustancialmente las cosas? No parece previsible que ninguno obtenga mayoría absoluta, ya que los votantes dejaron un mensaje claro en diciembre: hay que gobernar con pactos. El problema fue que ningún pacto llegó a buen puerto ni las cuentas salían, ni por la izquierda, ni por la derecha (si es que esos términos aún existen en la política contemporánea.


Hay quien ve los segundos comicios que pondrán fin a la legislatura más corta de la democracia actual en España como una segunda vuelta de las primeras. Nada más lejos de la realidad. Todos siguen en sus posiciones en una carrera de relevos en el que la meta se ve lejos y el futuro está marcado por la incertidumbre. Quizá, con los próximos resultados en la mano, la clase política decida que es más importante trabajar en equipo que mirarse al ombligo. Hasta la próxima semana.