Todos somos


320 - 3 de abril de 2016


Todos somos Bélgica, después de los atentados del 22 de marzo de 2016. Una nueva barbarie a la lista del horror que el terrorismo yihadista imprime en Occidente desde el 11-S. Todos somos Nueva York, Madrid, Londres, París, Bruselas. Todos somos víctimas de quienes atentan contra un modo de vida, contra unas costumbres y unos ciudadanos que no luchan en sus guerras.


Pero no nos equivoquemos, el problema no reside solo en Occidente, es un problema global. Los medios, principalmente, y los ciudadanos, por cercanía, tendemos a darle mayor importancia a aquellos sucesos que sucedan más cerca. Por ello, parece más fácil que alcancemos empatía con un ciudadano que viaja en el metro en Bélgica o con un parisino que disfrutaba de un concierto un viernes. Sin embargo, el problema no solo se da en los países del llamado primer mundo, sino que el drama traspasa fronteras.


Por ello, todos somos Siria y Pakistán, todos somos Nigeria y Turquía. Todos somos víctimas de aquellos que justifican sus acciones de terror basándose en falacias. Todos somos víctimas cuando se eliminan libertades o derechos. Todos estamos unidos, en cualquier lugar del planeta que sufra el horror de estos bárbaros, para acabar con esta lacra. Hasta la próxima semana.