Investidura fallida


317 - 6 de marzo de 2016


Cerramos una semana clave para la política española en la que los partidos políticos han sido incapaces de lograr un acuerdo para formar gobierno. La investidura de Pedro Sánchez recibió el ‘no’ del Parlamento hasta en dos ocasiones, al no lograr la mayoría absoluta el pasado miércoles, ni la simple, cuarenta y ocho horas después. Sus señorías siguen lanzándose dardos y alejándose de la ciudadanía, mientras los problemas de la gente corriente siguen sin resolverse.


Ahora la clase política tiene dos meses para ponerse de acuerdo, alcanzado pactos puntuales o duraderos que permitan formar gobierno; o convocar nuevos comicios, que se celebrarían el 26 de junio, y que nos llevarían a un panorama incierto.


En cuanto al primer escenario, hay dos posibilidades sobre la mesa. Que vote el partido más votado, el Partido Popular, con el apoyo o la abstención de PSOE y Ciudadanos. El grupo popular recuperaría la iniciativa para formar Ejecutivo. Por otro lado, el PSOE puede seguir negociando (parece que lo hará junto a Ciudadanos), por lograr más apoyos o abstenciones de fuerzas como Podemos o IU.


El segundo escenario, el de unas nuevas elecciones nos llevaría a dos consecuencias. La primera, que según los analistas, el resultado no diferiría mucho del alcanzado en diciembre, por lo que habría que volver a buscar acuerdos para gobernar. Por otro lado, esto dejaría al país en una especie de inmovilismo durante casi un año, desde las pasadas elecciones, hasta el otoño de 2016, cuando hipotéticamente se tendría un nuevo Ejecutivo.


Todas las opciones están sobre la mesa. Hasta la próxima semana.