Objetivo: corrupción


314 - 14 de febrero de 2016


Los titulares amanecen con registros de sedes y los noticieros con detenciones de quienes en tiempo no tan pasado fueron la élite del país. No se salvan la formación ni las causas reales, ni siquiera los que parecían estar inmaculados. Pero la realidad, la triste realidad, muestra que el gran enemigo del progreso, de la recuperación, del cambio en España es la corrupción.


Con esa reflexión sobre la mesa planteamos el principal objetivo que tendrá que tener el próximo gobierno de España: acabar con la corrupción. Es hora de levantar las alfombras y barrer detrás de las cortinas del poder. De que la política vuelva a ser una cosa seria, honrada, con vocación pública. En la que no tengan cabida los que quieran enriquecerse, ni los que utilicen las instituciones para sus fines y su enriquecimiento.


La corrupción no es un hecho aislado. Es uno de los principales problemas del país. Es algo más que la vergüenza del desfile continuo de personajes relevantes, es el futuro de un país. Hasta la próxima semana.